En el área Niñez el gobierno de Vidal ha decidido aplicar un ajuste feroz.

LXS TRABAJADORXS NO SOMOS PELIGROSXS. Tenemos derechos y queremos trabajar, organizarnos y reclamar sin ser perseguidxs y sin presencia policial.En el área Niñez el gobierno de Vidal ha decidido aplicar un ajuste feroz.

0

Documento consensuado en Área Estratégica provincial de Niñez y Adolescencia

Durante poco más de 500 días al frente del gobierno, las distintas medidas implementadas no solo han aumentando la brecha entre los más ricos y pobres sino también, los índices de pobreza e indigencia, empujando a la marginación a miles de personas. Y entre los nuevos pobres, datos concretos aseguran que la mayoría son niñxs y adolescentes, que no tendrán futuro en este sistema. Paradójicamente y lejos de los discursos de inclusión, en el área Niñez el gobierno de Vidal ha decidido aplicar un ajuste feroz.

 

Hay una continuidad del desfinanciamiento llevado a cabo durante el gobierno de Scioli, pero con una profundización del recorte en nuestra área. Del presupuesto estatal, solamente el 2,7% se destina para la política social a través del Ministerio de Desarrollo Social, un ministerio que en los años anteriores tenía una escasa participación pero que con la actual gestión es aún menor. Durante 2016, el área de Niñez fue incorporada a dicho, y tal es la magra importancia de esas políticas en la actualidad que mientras en el año 2015 las dos áreas sumadas representaban el 3,5% del total del presupuesto general, para 2016 es aún menor y representan el 2,7% del total del presupuesto para todo este año -como mencionamos anteriormente-.

Al desfinanciamiento se suma el proceso de desmantelamiento del Estado que impulsa este gobierno, el cual no quedó solo centrado en los masivos despidos que sufrimos lxs trabajadorxs estatales en lo que va de la gestión de Cambiemos, sino que profundizó la caída del salario con paritarias a la baja (firmadas por todos los sindicatos menos por ATE), congeló los pases a planta permanente a través del Decreto 230, sancionó la Ley de Declaración de la Emergencia Administrativa y Tecnológica la cual permite contratar personal sin ningún tipo de regulación y sin ninguno de los derechos de la Ley 10.430, instalando la implementación del presentismo y productividad, dejando bien en claro que este gobierno no solo está al servicio de los empresarios y poderosos, sino que viene de lleno a destruir los derechos de lxs trabajadorxs, como así también llevarse por delante los derechos de nuestro pueblo. No solamente el problema radica en ello, sino que hay una decisión política de no garantizar y ampliar derechos.

 

No aportar el presupuesto suficiente y adecuado a las áreas de niñez encargadas de asegurar derechos en los territorios, y aumentar el otorgado para policías comunales alimenta el sistema punitivo y represor del Estado, por sobre la efectiva realización de los derechos económicos, sociales y culturales de nuestros pibxs. A este panorama, y a más de diez años de la sanción de la Ley Nro. 13.298 y su complementaria 13634, que establece la creación de un sistema de promoción y protección integral de los derechos de niñxs, adolescentes y jóvenes, decimos que rige un modo donde su formulación y ejecución ha configurado un gran sistema de “desprotección” de derechos que termina constituyéndose en garantía para avanzar y asegurar el camino al encierro de lxs pibxs pobres.

 

No se ha concluído en la tan mentada construcción de institucionalidad para promover y proteger derechos. Se mantiene desde la sanción de la leyes de niñez una clara decisión estatal de no convocar a los organismos de control y monitoreo (Consejos Locales, Observatorio de Niñez, Defensor del Niño, por ejemplo) todos espacios públicos con la intención de incorporar la participación ciudadana en la toma de decisiones (principio que emana de la CDN) y co-construcción de la política de niñez. Claramente se observa una profunda descalificación al aporte de las organizaciones sociales o del territorio a la discusión de la política pública de niñez.

 

No queremos dejar de mencionar en ese sentido, dentro de los organismos del sistema de promoción y protección – Servicios Zonales, Casas de Abrigo y Hogares – y su articulación con los Servicios Locales, quienes adquieren un protagonismo estratégico por ser los dispositivos más cercanos a lxs pibxs y sus familias, que solamente se encuentran funcionando 118 (ciento dieciocho) en nuestra provincia, donde la gran mayoría por no decir su totalidad, lo hacen con escasos recursos materiales, sin programas, con equipos técnicos incompletos, trabajadorxs hiper precarizadxs y con una fuerte persecución a la organización sindical; condiciones no muy distantes a las de los organismos administrativos provinciales. Ello además de ser un dato estrictamente cuantitativo, el no tener una distribución equitativa y de calidad y muy lejos de poder asegurar derechos, asegura que se avance desde las gestiones tanto nacionales, provinciales como municipales manteniendo a raya a lxs pibxs pobres con políticas represivas.

 

Así, la embestida del gobierno, pone cada vez más en crisis la situación de lxs pibxs en los barrios y sectores más desfavorecidos, que reciben como respuesta a todo tipo de carencias, la violencia del estado. Donde obscenamente despliegan su accionar punteros de la droga y transas de todo tipo, amparados por las fuerzas uniformadas que reproducen ese ordenamiento perverso en las barriadas y villas más humildes, apelando al “gatillo fácil”contra lxs pibxs. Persiguen a los trabajadores para liquidar los derechos de lxs pibes y condenarlos al encierro. Este gobierno de ricos, concibe a lxs trabajadorxs de niñez y adolescencia como un escollo para avanzar en el castigo y encierro de lxs hijxs de la clase trabajadora.

 

Un caso paradigmático, es la situación de los compañeros del Centro de Recepción, Evaluación y Ubicación de Lomas de Zamora donde fueron trasladados 18 (dieciocho) trabajadores en el marco de una avanzada antiobrera y antisindical, además de haberse realizado filmaciones, sumarios, discriminación respecto de las horas extras, construyendo un contexto hostil, por profundizar y avanzar en organización por la defensa nuestros derechos, y por desarrollar y exigir una política de promoción de derechos y construir un ámbito de trabajo donde los jóvenes no son objetos sino sujetos de derecho. Macri y Vidal quieren bajar ya la edad de punibilidad y se preparan para adecuar las instituciones penales a un esquema penitenciario vaciándolos de personal.

 

El control por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense del Centro de Recepción, Evaluación y Ubicación de Virrey del Pino La Matanza, es el horizonte que se avizora como modelo para el resto de la provincia, que desplaza a los operadores (maestros), equipos técnicos, enfermerxs y a cualquier trabajador/a que pueda abordar los problemas del encierro de nuestrxs pibxs desde una perspectiva no represiva. Cómo se entiende entonces, la permanencia de fuerzas de seguridad en el Hogar Arrullos de la ciudad de La Plata?

 

La falta de mantenimiento de las instituciones donde funcionan los distintos dispositivos de niñez, la rotura de los calefones, las malas condiciones edilicias, la falta de material de prevención de incendios, las raciones de comida reducidas y cada vez empeorando su calidad, la pésima calidad de la fumigación la cual nos condena a convivir diariamente con las cucarachas y nos expone a distintas enfermedades, la falta recursos para garantizar el derecho a la salud de lxs niñxs, adolescentes y/o jóvenes, la falta de insumos en general en todas las áreas no solo vulneran los derechos de niñxs, sino que también influye en las condiciones laborales de lxs trabajadorxs. No se pueden garantizar derechos sino se cuentan con los recursos necesarios para hacerlo. No se pueden garantizar derechos sin trabajadorxs.

 

La jubilación de varixs compañerxs y la no cobertura inmediata de tales cargos, ni nuevas designaciones profundizan la crisis que atraviesa el sistema provincial de niñez. Situación particular también se encuentran transitando lxs trabajadorxs de los Programas Provinciales, en sintonía con el vaciamiento y su profundización, que comienza con el retiro de caja chica, la que permitía cubrir mínimamente gastos para la compra de materiales que aseguraban el funcionamiento de los talleres y/ actividades en particular. Por otra parte, por años se ha planteado la necesidad de “provincializar” problematizando que lo que aparece como un exceso de recursos en la capital, es en realidad falta de inversión en el resto de la provincia. En ese sentido, autoridades del Organismo ordenaron a trabajadorxs de algunos programas a capacitar a compañerxs de niñez municipales, a quienes deberían “derivar” a lxs niñxs y sus familias, para luego abocarse a la tarea de seguir capacitando en el resto de la provincia tanto a trabajadorxs municipales como a ONGs..

 

Sostenemos que tras el eufemismo de reconversión se avizora el cierre de programas, municipalizándolos. En días comunes de trabajo, en la sede del Organismo Provincial de Niñez e instituciones de la provincia tenemos que convivir con una nutrida presencia de fuerzas policiales. Policías que controlan el acceso – a nuestro lugar de trabajo- piden nombres, preguntan a qué piso nos dirigimos, etc. El mecanismo dispuesto no está organizado para cuidarnos, sino, para acrecentar el control y cuidar a lxs funcionarios de nosotrxs. LXS TRABAJADORXS NO SOMOS PELIGROSXS. Tenemos derechos y queremos trabajar, organizarnos y reclamar sin ser perseguidxs y sin presencia policial. Repudiamos el avance de las fuerzas de seguridad en nuestros lugares de trabajo y exigimos que se termine con éste nivel de militarización.

 

Somos lxs trabajadorxs que día a día garantizamos los derechos de lxs pibxs. Somos lxs que ponemos el cuerpo todos los días en medio de tanto caos, en medio de tanta desidia. Somos lxs que escuchamos la angustia de los pibxs, sus gritos, sus llantos, sus enojos y también sus risas. Lejos de la resignación a este curso de cosas, y con la plena convicción de que lxs trabajadorxs de este organismo contamos todavía con una enorme capacidad de lucha, seguiremos denunciando el ajuste y la cara represiva del estado, como también, la profundización de las precarias condiciones en la cual desarrollamos nuestra tarea y la afectación de los derechos de lxs niñxs, adolescentes y/o jóvenes que transitan por los distintos dispositivos estatales.

 

Sabemos que está en nuestras manos conseguir mejores condiciones de trabajo y mejores condiciones para lxs niñxs, lxs adolescentes y jóvenes, si somos capaces de organizarnos y golpear en unidad para frenar el ajuste, que ataca a la niñez y a trabajadorxs por igual.

 

 * Pase a planta permanente de todxs lxs trabajadorxs temporarixs, precarizadxs y docentes provisionales.

* Aumento de la bonificación por tarea especial.

 * Rechazo a los traslados compulsivos y al recorte de personal en todos los dispositivos provinciales y municipales. Por continuidad en sus lugares de trabajo y por nombramientos donde falta personal.

 * Cobertura inmediata de las vacantes por jubilación.

* No a la precarización laboral de los Servicios Locales en la provincia de Buenos Aires.

 * Inversión en infraestructura, equipamiento, insumos y personal en todos los dispositivos. No al vaciamiento de recursos en todas las áreas de Niñez.

*Condiciones dignas de trabajo y políticas de niñez integrales y de calidad, que garanticen acceso a la educación, a la cultura, al arte, al deporte y el trabajo.

* No al ingreso de personal policial o del servicio penitenciario a los dispositivos de niñez.

* Una carrera para los trabajadores, enmarcada dentro de la legislación vigente de Promoción y Protección de Derechos de los Niños y Adolescentes, con capacitación jerarquización, concursos de cargos, carga horaria reducida sin pérdida salarial, etc.

*Creación de una Estatuto que regule nuestro trabajo, discutido y consensuado con lxs trabajadorxs del sector.

* Plena implementación de las leyes de Niñez.

* Reapertura de la paritaria estatal.

* No a la baja de la edad de punibilidad.

 * Exigimos el cese de cualquier acción represiva hacia los trabajadores.

 * No a la tercerización de las tareas.

 * Basta de contratos Basura. Basta de precarización laboral

 * “Provincialización” de los programas con recursos genuinos y personal capacitado.

 * NO al presentismo y productividad

Comparti