Aeropuerto de Ezeiza: ATE lleva adelante un paro activo por compensación salarial

0

Las y los trabajadores enrolados en ATE Ezeiza-E. Echeverría-San Vicente pertenecientes al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), realizan un paro activo por 24 hs para visibilizar los reclamos del sector.

Ellos y ellas son quienes desempeñan tareas en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza – Area Control de Equipajes, que incluyen atención y control de pasajeros y equipajes, fiscalizando el ingreso de alimentos y productos de origen animal y vegetal provenientes del exterior. La normativa nacional vigente dispone dicho control permanente sobre todos los pasajeros, equipajes, cargas y residuos que ingresen al país, a efectos de proteger el status fitozoosanitario nacional ante potenciales ingresos de plagas y enfermedades foráneas (Ley 27.233; Decretos 1585/96, 825/10; Res. SENASA 972/98, 295/99, 299/99, 714/10). La operatividad es las 24 hs los 365 días del año.

La medida de fuerza consiste en un paro de actividades para el sector de Control de Cargas Comerciales donde se controlan, certifican y autorizan las exportaciones e importaciones de animales vivos, carnes y pescados enfriados, material reproductivo, biológico, etc. La decisión fue paralizar totalmente las exportaciones e importaciones por vía aérea. En cambio, la modalidad de la protesta para el área de Control de Equipajes y Pasajeros, fue concentrando el personal de los cuatro turnos existentes en el Control de Equipajes más el personal de Cargas Comerciales, aproximadamente a 40 trabajadores que procedió durante las 24 horas a revisar la totalidad del equipaje de pasajeros que ingresaban al país, sin tener en cuenta el canal verde / rojo que determina el semáforo de la Aduana y considerar de riesgo a todos los equipajes de todos los pasajeros.

Esta novedosa tarea de reclamar puso en evidencia claramente la fragilidad y vulnerabilidad de los controles fitozoosanitarios en la frontera más importante del País como es el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, y desnudó lo anacrónico y perimido en que quedó la estructura de controles sobre pasajeros internacionales al ingreso a nuestro país.

El reclamo tiene que ver con la falta de reconocimiento y pago de los servicios prestados por fuera del horario oficial establecido en la reglamentación (Res. SENASA 960/04) y la jornada laboral prevista en el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT Dto. 40/2007). El Decreto 6610/56 establece que los servicios extraordinarios –fuera del horario oficial– que son requeridos por terceros –privados– a fin de poder desempeñar sus actividades, para las cuales es imprescindible contar con las tareas de control y fiscalización sanitarios públicos, deben abonar los mismos mediante el mecanismo establecido allí y en las sucesivas reglamentaciones.

La empresa que opera la terminal aeroportuaria es la responsable de que el arribo de pasajeros provenientes del exterior se realice de acuerdo a la legislación vigente, sin transgredir o eludir los controles públicos de orden migratorio, aduanero o sanitario. Es decir, para operar vuelos que traen personas al país, la terminal aeroportuaria debe contar con la presencia del personal de SENASA para realizar dichos controles, por lo que, de operar fuera del horario oficial establecido, debe abonar los respectivos servicios extraordinarios requeridos.

Cabe señalar que en la actualidad existen graves enfermedades y plagas de origen animal y vegetal en diversas regiones y países –peste porcina africana en Asia y Africa, fiebre aftosa en Latinoamérica, encefalopatía espongiforme bovina (mal de la “vaca loca”) en Brasil, entre muchas otras– que amenazan seriamente el estado sanitario de la Argentina, la salud de su población y la producción agropecuaria y alimenticia. Y que, en el caso de ingresar al territorio nacional, causarían daños inconmensurables al país.

El control de ingreso de pasajeros internacionales por el Aeropuerto Internacional de Ezeiza “Ministro Pistarini” fue creado históricamente para el control migratorio y aduanero de esos pasajeros y para esos efectos se montó una estructura muy específica de controles (Migraciones, Aduana y Seguridad aeroportuaria) sostenida en el tiempo por las y los trabajadores.

Comparti