“Nos juntamos a debatir qué salud pública queremos para nuestra clase trabajadora” Charla-Debate sobre la situación de la Salud Pública

0

En el marco del acampe que protagonizan ATE bonaerense, la CTA Autónoma de la Provincia de Buenos Aires junto a distintos gremios y organizaciones sociales, se desarrolló un panel con trabajadores y trabajadoras que se expresaron en relación a la salud y los reclamos a días de que se vote el Presupuesto. La coordinación estuvo a cargo de la secretaria Acción Social de nuestro gremio, María José Castesana.

“El presupuesto nos indica que es lo que le interesa al gobierno y en función de eso dónde va a poner la plata”, expresó el vicepresidente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), Fernando Corsiglia, y agregó: “Significa peores condiciones laborales en centros de salud, menos personal, menos insumos, menos estructuras edilicias para la atención, menos métodos de diagnóstico, menos tratamiento. Frente a una demanda que no para de aumentar por que quienes tenían cobertura hoy están sin trabajo y necesitan del hospital público. Ahora debemos ponernos el desafió de construir más unidad y masividad, aún con nuestros disensos, porque tenemos por delante el tratamiento de un presupuesto bonaerense 2019 que recorta fondos no solo en salud sino en las principales áreas sociales”, finalizó.

En este mismo sentido opinó, Karina Almirón, trabajadora del Hospital Posadas: “En el presupuesto nacional que tiene media sanción, los recursos para el Posadas son de 37% menos al año pasado. El hospital da respuesta sanitaria y social a toda la población de la región y bonaerense. Yo estoy hace 10 meses despedida. Me despidieron tres veces en el año. Pero vamos a seguir peleando por la reincorporación de todos los despedidos del hospital que ya suman 900 desde que asumió Macri. Por la falta de personal, los usuarios del hospital consiguen un turno para dentro ochenta días, y cuando llegan a la consulta, ya los análisis no les sirven por el tiempo que paso”, lamentó.

“El Instituto Biológico es un paradigma del Estado productor, un Estado que puede ahorrar gasto porque hace cosas de manera pública y en beneficio de la comunidad”, expresó Patricia Rivadulla, jefa del Área de Producción de Medicamentos del Laboratorio Central y miembro del Movimiento por el Derecho a la Salud bonaerense. “Los medicamentos que hacemos no solo tienen calidad sino también el esfuerzo de los trabajadores. Si no podemos hacer el medicamento por falta de insumos, el sistema gasta el cuádruple saliendo a comprarlos en el mercado. Los trabajadores del Instituto Biológico hacemos cosas que apoyan al sistema de salud pública. Hacemos medicamentos para hospitales control de alimentos control de insumos sanitarios, como lavandina y detergente”, dijo.

A continuación habló Cristian Medina, responsable del movimiento Barrios de Pie La Plata, Berisso y Ensenada: “Nuestra área de salud se encarga de tallar y pesar a todos los chicos de los barrios que se acerquen a nuestros comedores y copas de leche. Hacemos dos veces al año un relevamiento nutricional para tener estos datos. El último que hicimos

”.

“La Plata y Mar del Plata son las ciudades con más desempleo en el país. La mayoría de las mujeres llevan adelante el hogar y aun con las dificultades se ponen al hombro la pelea y nosotros les damos una contención desde la militancia en los barrios. Nosotros tenemos un reclamo a nivel país, que llevamos al Congreso con una gran movilización conjunta, pedimos el tratamiento y unción de 5 leyes fundamentales para nosotros: Emergencia Alimentaría, Integración Urbana, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones y Agricultura Familiar”, finalizó Medina.

Mauge Espíndola, promotora de Salud y secretaria de Acción Social de la CTAA de Lanús expresó: “Solamente en los territorios sabemos lo que duele que en la salita del barrio no haya medicamentos. Recién decían que la salud es un derecho a la vida, el tema es cómo la vivimos hoy. Vivimos en una sociedad enferma porque no tenemos laburo. Los padres no están bien y nos niños tampoco. Por eso tenemos que pensar cómo generamos una alternativa para parar esto o aunque sea para contenerlo. En Lanús nos arreglan las fachadas de los hospitales pero adentro no hay médicos. Nos tenemos que cuidar de que no nos muerdan los perros porque no hay vacunas”.

Respecto a la experiencia en las capacitaciones para formar promotores y promotoras en salud comunitaria, opinó: “Quizás nos faltó la concientización de saber por qué lo hacíamos, y no nos dábamos cuenta que éramos trabajadores del estado, porque somos militantes y lo entendíamos como parte de la militancia. Después cuando Macri nos despidió entendimos que nuestro trabajo era el derecho de los demás y que lo teníamos que defender”.

En este mismo sentido se refirió Evelin Altamirano, también promotora de Salud: “En Lanús el 48% de los chicos están malnutridos y no hay respuesta. La mercadería que se baja a los comedores no los nutre, sino que infla a los chicos. Algunos tienen diabetes o colesterol. Es lamentable que tengamos que seguir abriendo comedores. Vidal inauguró una salita que no tiene médicos ni insumos. Tendría que volver así ve que no está funcionando y que el policía que nos tiene que cuidar está borracho”.

“Lamentablemente como decía la compañera, estamos armando frentes de salud a partir de las represiones en las marchas, con ayuda de médicos y bomberos voluntarios”, contó Miriam Ascencio del Frente de Salud del Movimiento Popular La Dignidad y agregó: “Armamos atención en los propios barrios porque en los centros de salud no hay médicos o atienden a 10 nenes y a nadie más. Los vecinos nos donaron un garaje para atender ahí. Es muy triste todo lo que estás pasando. Vemos nenes y nenas de 12 años que pesan 13 kilos. Aunque hagamos ollas populares dos o tres veces por semana no podemos ayudar mucho y eso te parte el corazón. Nos cierran las puertas de todos lados y no podemos permitirlo. La salud es un trabajo de todos”, finalizó.

El cierre estuvo a cargo de Vanina Rodriguez, responsables del área salud de ATE provincia de Buenos Aires: “El Presupuesto está claramente a la baja y no nos llama la atención. No esperábamos otra cosa de un gobierno neoliberal al que poco le importa la salud de la población. Está claro que juegan a vaciar los hospitales y lo hacen en complicidad con los intendentes. Si mejoran las salas pero adentro no hay trabajadores y trabajadoras para garantizar al acceso a la salud pública, entonces no sirve de nada. ¿Cómo hacemos? La salida es colectiva. Es juntarnos entre las organizaciones para debatir qué salud pública queremos para nuestra clase trabajadora, para los ocupados y para los desocupados”.

“Que más del 50% de los pibes tengan algún problema de nutrición en la Provincia de Buenos Aires, habla de cómo se agrava la situación. Y cuando atendemos y damos el alta sabemos que a los 15 días vuelven porque no tienen acceso al agua potable ni a una vida digna. Por eso necesitamos unidad. Como trabajadores nos duele no poder garantizar el derecho a la salud que está en la Constitución Nacional. Por eso en este acampe debatimos e hicimos propuestas para mejorar. Necesitamos un sistema universal de salud que garantice el derecho de todos y de todas. Es difícil pero no es imposible. Estamos en condiciones de dejar de lado algunas mezquindades personales y empezar a construir en serio una salud pública que garantice a todos y a todas el acceso”, finalizó.

Comparti