Políticas sociales y presupuesto: “Discutimos el país, discutimos el barrio, y discutimos como queremos vivir” Carpa contra el Ajuste

0

Promediando la calurosa tarde del tercer día de Acampe contra el ajuste, frente a la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, se escuchan las voces de los compañeros de las organizaciones sociales, que desde su cruda realidad de todos los días, no buscan solamente una salida que les permita enfrentar el día de día en cada uno de los barrios, sino la forma de sembrar esa semilla de esperanza que les permita soñar con una Argentina  diferente, redistributiva y solidaria.

En ese marco, se abordaron las “Políticas públicas y el presupuesto”, en un debate moderado por Matías Feito de Acción Cooperativa, quien presentó las exposiciones en torno a la propuesta de “ir generando un marco de lectura, en las políticas sociales que son la continuidad de palabras. Podemos pensar la Política social, en un marco de lectura en la percepción, en la reflexión, pero también en la realidad: como el momento de construir una fuerza social que está en oposición a otra política, que está en oposición a otra fuerza; pero que también propone la construcción de nuevas relaciones sociales y la posibilidad de crear un nuevo programa para toda la sociedad”.

Desde esa propuesta “el futuro no hay que dejarlo de pensar incluso cuando gran parte del día estamos pensando en sobrevivir y estamos pensando en tratar de afrontar las necesidades”.

Abrió el panel, el ex juez Luis Arias, quien sostuvo que “este presupuesto puede tener algunos puntos de discusión, entre otros porque considera a las cuestiones sociales no como políticas sino como gasto, habla de “gasto social”, pero creo que lo principal no es el presupuesto sino las políticas que lo sustentan. Yo puedo tener un presupuesto bueno en un marco de políticas erradas y esto creo que es importante, porque asistimos desde la asunción de este gobierno, a una perdida permanente de derechos por parte de los trabajadores y de las personas”.

“Esta pérdida de derechos se traduce en primer lugar en la perdida de trabajo. Este modelo económico no se puede sustentar sin dos dígitos de desocupación y es lo que viene sucediendo, porque la intensión principal de este gobierno fue bajar el salario de los trabajadores. No hay forma de tener derechos sin salario”, afirmó y continuó diciendo que “la función principal del Estado es promover y conservar el trabajo y eso es lo que no sucedió, hablamos de trabajo digno, no de trabajo esclavo. Aquí lo que ha sucedido es que a través de la pequeña y mediana empresa, las cooperativas, las fabricas recuperadas, se han perdido miles de puestos de trabajo. Lo vemos todos los días, el cierre de plantas de establecimientos de pequeños comercios, empieza a haber locales vacíos en todos lados, y esto sucede por diversos factores, la apertura de las importaciones, el tarifazo”.

Desde la junta interna de ATE niñez y el Foro por los derechos de los niños y adolescentes, María José Cano, hizo referencia a la niñez y a la adolescencia en la provincia y en el país y destacó que “en el marco de las distintas medidas que se fueron tomando desde la administración Macri y Vidal, los niveles de pobreza han aumentado considerablemente y la preocupación como trabajadores y trabajadoras de niñez que nosotros tenemos es que justamente las personas afectadas es la franja etaria de los pibes de 0 a 17 años”.

“Los últimos datos y que a partir de 2015 han empezado a aparecer sistemáticamente, para objetivar qué es lo que pasa con los pibes y con las pibas en nuestro país plantean que casi un 50 por ciento de los pibes en nuestro país son pobres. Se habla de 8 millones de pibes en nuestro país inmersos en la pobreza y que de ese 50 por ciento el 10 por ciento se encuentra en situación de indigencia”, subrayó en su recurrida y agregó que “en términos de cómo se mide y como se llega a este 50 por ciento tiene que ver con la pobreza por ingresos, esto quiere decir que los hogares de nuestro país en un 50 por ciento no alcanza a cubrir una canasta básica total familiar, y un 10 por ciento no alcanza a cubrir una canasta alimentaria. Detrás de cada número hay pibes que sufren y que revelan una dura realidad con datos alarmantes”.

En representación de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Ramiro “Vasco” Berdesegar  manifestó que “no solamente nos une la urgencia, como acá se ha expresado sino que también nos une una mirada más estratégica  de para dónde tiene que resolverse y cómo tiene que resolverse el problema que estamos viviendo en nuestro país y también en América Latina. Estamos atravesando momentos difíciles, hoy nosotros participamos de una movilización nacional, en la región pudimos hacer una marcha a Desarrollo Social, en el Centro Platense, y usamos una consigna: Que el hambre de las barriadas llegue a la ciudad. Porque hay que decir que hay una avanzada de este gobierno para con las organizaciones populares y sociales que están enfrentando las políticas de ajuste, de sumisión al FMI, de entrega de seguir beneficiando a los grandes empresarios, bancos y terratenientes que son los que sostienen esta política”.

“Lo que nosotros creemos, es que conviven dos argentinas. Esta efectivamente esa argentina del ajuste, de gobiernos de ricos para ricos. Y también convive una Argentina de esperanza que todos los días en los distintos puestos de laburo la gente sencilla los humildes, los campesinos se arremangan y le ponen el pecho a una situación difícil”, apuntó.

A su turno, Paula Alessio del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) saludó el debate y resaltó que “acompañamos la lucha contra el presupuesto que se está votando hoy, principalmente porque entendemos que ajusta a todos los sectores y fundamentalmente a los barrios que es donde trabajamos las organizaciones sociales, ajusta en educación y salud, y desarrolla el vaciamiento de las políticas sociales”.

“Nosotros vemos que cada vez más crece la pobreza, las compañeras no tienen trabajo, van a las unidades sanitarias y los profesionales no tienen insumos, los chicos no pueden ir al colegio porque los establecimientos se caen a pedazos y desde nuestra organización creemos que la única solución es la unidad en la calle, como la vivimos este ultimo 24 para parar al gobierno”, aseguró sobre la realidad que se vive en los barrios.

Cerrando el panel, Diego Ledesma de la Unión Solidaria de Trabajadores (UST),  destacó la iniciativa de la Central Autónoma para montar las dos carpas, en principio la Carpa Nacional frente al Congreso, y ahora la Carpa frente a la Legislatura e hizo mención desde su organización que “nosotros como trabajadores no nos llega el detalle de presupuesto y no entendemos bien lo que nos pasa y me parece que este panel, como los paneles anteriores, ilustran que cada uno vaya entendiendo lo que nos pasa con respecto a cuándo se discute un presupuesto. No es casual que todos los presupuestos estén yendo en contra del pueblo, después le podemos poner cifras y demás pero lo que nosotros vivimos es un plan sistemático que llego con el voto popular, no con las botas y eso es lo alarmante, de no poder crear conciencia”.

En relación a la situación actual el desafío fundamental para en su opinión como dirigente es “cómo hacemos para discutir la conciencia, si los medios todos los días nos hacen ver que si cortamos la 9 de julio en desarrollo social, somos unos parásitos que queremos más planes del gobierno y no queremos trabajar; cómo hacemos para discutir que los compañeros docentes cuando discuten la paritaria también están defendiendo la escuela pública y no es que discuten la paritaria solamente para incrementar más plata en su bolsillo, que no tiene 3 meses de vacaciones; que los trabajadores del Estado no son parásitos o ñoquis. Cómo hacemos para no discutir los pobres contra pobres, cómo hacemos para que en cada fábrica tomada, como Gaelle, los que están del lado de afuera no se peleen con los que están del lado de adentro, que son los que están fabricando una parte, los que todavía no se dan cuenta que en cualquier momento cierran las puertas para ellos también”.

“Es mentira que no discutimos política. Cuando abrimos un comedor o un merendero, le estamos diciendo al gobierno y a este plan económico que la comida y la plata no alcanzan. Discutimos el país discutimos el barrio, y discutimos como queremos vivir, porque sabemos que cualquier compañero que se queda sin trabajo es una familia que se queda sin comer, no una variable de ajuste”, finalizó.

 

Comparti