Frente al ajuste de CambiemosTrabajadores de Fanazul resisten el desmantelamiento de la planta

0

Los fabriqueros de Azul permanecen en las puertas del lugar para evitar el vaciamiento ordenado por el ministerio de Defensa. Continúan con el reclamo por la reapertura y exigen respuestas debido al plan de factibilidad presentado por los estatales a la Nación y a la Provincia. Hay trabajadores en situación de calle.

A las imágenes de cierre y desguace de una planta pujante de la provincia de Buenos Aires se le suma el impacto en la vida cotidiana: “tenemos compañeros en situación de calle y con ruptura matrimonial” -precisó Omar Menchaca, trabajador despedido en Fanazul con 30 años de antigüedad-.

Los estatales decidieron instalarse frente a la fábrica debido a que están vaciando el lugar. Al respecto César Baliña, secretario gremial de ATE provincia de Buenos Aires, señaló que “desde ATE provincia de Buenos Aires estamos frente a la fábrica respaldando lo que han resuelto los compañeros para evitar el desmantelamiento. Como gremio somos parte de este conflicto y estamos con trabajadores que vinieron en solidaridad desde Ranchos, La Plata, Monte, Las Flores, Ayacucho y Brandsen”.

“Exigimos la reapertura, la defensa de las fuentes de trabajo y continuamos denunciando el ajuste y el achicamiento del Estado que lleva adelante el gobierno nacional. Definimos seguir peleando y resistiendo junto con los trabajadores, y tenemos propuesta para que se reabra la fábrica”, agregó.

Al respecto, puntualizó que “decían que esta fábrica no producía y había que cerrarla. Los trabajadores presentaron proyecto ante la vicepresidenta y el jefe de gabinete, e incluso un programa en el cual es necesario más personal. También recurrimos a la provincia de Buenos Aires donde tampoco tuvimos respuesta por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal al pedido de audiencia. Esto demuestra la decisión de la alianza Cambiemos por avanzar con el ajuste, aunque seguiremos resistiendo al lado de los trabajadores”.

En tanto, Vanina Zurita, titular de ATE Azul, señaló que “estamos obstruyendo el paso en nuestra fábrica para evitar el desarme de Fanazul y para hacerle saber al gobierno nacional, que quiere vernos de rodillas y derrotados, que pondremos el cuerpo hasta que la planta vuelva a funcionar con todos los compañeros”.

Por último, el trabajador Omar Menchaca describió que “este conflicto comenzó el 28 de diciembre y nos robaron los colectivos. Ya se cumplen más de 100 días con resistencia cortando rutas, vías. Sigue el acampe al lado del municipio. Y hasta tuvimos negociaciones con el obispo y nos pidieron que les lleváramos números de la fábrica junto con un plan de viabilidad”.

“Esperamos las respuestas pero nunca nos contestaron. El obispo fue a casa de gobierno pero no sabemos qué pasó. Ya se nos terminó la plata y tenemos compañeros en situación de calle y con ruptura matrimonial. Ahora, en asamblea, resolvimos quedarnos en la fábrica porque la están vaciando”, cuestionó.

Comparti