ATE y la CTA-A bonaerense marcharon por Julio López a 11 años de su segunda desaparición La Plata

0

Junto a una numerosa cantidad de organizaciones de derechos humanos, gremiales, sociales, políticas, culturales y estudiantiles, la central obrera bonaerense protagonizó una nueva movilización multitudinaria reclamando aparición con vida de Jorge Julio López.

Oscar De Isasi Secretario General de la CTA-A y ATE Provincia de Buenos Aires expresó: “Más allá del deseo popular de las grandes movilizaciones en el proceso de lucha, el aparato represivo tiene un anclaje muy importante dentro del estado. La segunda desaparición de Julio López es una prueba contundente de esto y un mensaje muy claro en este sentido. La desaparición de Santiago Maldonado, consolida esta perspectiva de lo que venimos diciendo desde ATE y la CTA A y lo que dicen los organismos de DDHH desde que se recupero la democracia. En este tiempo donde es claro que la representación política que surgió paradójicamente del voto popular, hoy esta representando a los grupos económicos concentrados. Y cuando sucede eso y se decide avanzar en la vertiginosa apropiación de la riqueza del conjunto de los argentinos y cuando se decide profundizar el ajuste sobre los sectores populares…eso va acompañado de una estrategia que tiene dos instancias; por un lado fragmentar la lucha popular y por el otro una estrategia de judicialización de la protesta. Por lo tanto hoy el aparato represivo pasa a ser más necesario para quienes detentan el gobierno y quienes representan al poder económico. La represión cotidiana, la judicialización de los dirigentes que luchan, son casos claros en este sentido: militantes populares en densa de la fuente laboral y de la vida…y lo ocurrido con Santiago muestra los niveles de perversidad y de gravedad que puede alanzar ese aparato represivo que puede instalar de nuevo desaparición forzada de personas. Pero el pueblo argentino dio nuevamente una respuesta formidable: millones de compatriotas salieron inmediatamente cuando desapareció Maldonado, cuando con el 2×1 quisieron garantizar la impunidad de los genocidas”.

Respecto al rol diferente de las instituciones del estado en disputa por un lado de los grupos económicos concentrados que lo utilizan como herramienta para la represión y el control social, y por otro el sentido que le asignan los trabajadores organizados como herramienta garante de derechos, De Isasi consideró que el gran desafío de la clase trabajadora pasa por definir un programa que la represente:“cuando hay ajuste el pueblo argentino pelea, no tenemos grandes problemas para unirnos para lo que no queremos. Pero el gran desafío es volver a generar un proyecto político de la clase trabajadora que nos permita ir por lo que queremos. Es transformar el proceso creciente de resistencia en un proceso de ofensiva donde podamos definir un programa de la calase y poder ir a moldear un estado que sea capaz de tomar las dediciones en función de ese programa, un estado redistribuidor que sea capaz de garantizar los derechos de las mayorías. Por eso lo primero que hay que ser es disputar el consenso. No hay que olvidarse que a diferencia de otros gobiernos de derecha, este surgió por el voto popular. A diferencia de la dictadura militar que responde a los mismos intereses, surgió con el consenso de la ciudadanía. Un consenso que no es definitivo, que no es amplio, pero que es un consenso al fin. Debemos establecer un programa de cara a los trabajadores que todavía no están organizados, que están sobreviviendo, y en todo caso están buscando por donde…tenemos que ofrecerles un programa que valga la pena transitar, transformar ese programa en consenso, ese consenso en organización, transformar esa organización en la disputa por un estado al servicio de las mayorías populares”

En el día en que el juez Guido Otranto impidió el ingreso de Sergio Maldonado (hermano de Santiago) y de la abogada de la familia, al allanamiento realizado sobre la comunidad Mapuche en Cushamen donde se detuvo a Elizabeth Loncopan (recientemente liberada), Marta Vedio, abogada de la APDH reflexionó: “con relación a temas tan graves como la desaparición y no aparición de Julio López en los últimos 11 años, y la desaparición de Santiago Maldonado, para nosotros la única hermanita es salir a la calle. Acá ya no hay instancias judiciales, seguir una causa o reclamar. Es en la calle donde debemos exigirle respuestas al estado porque es responsable”

En el mismo sentido, Hugo “Cachorro” Godoy, Secretario General de ATE Nacional dijo que: “pasaron 11 años sin que los gobiernos que administran el estado hayan dado ninguna respuesta sobre la desaparición de Julio López. Y esta impunidad, es la que habilita a que se sigan generando nuevas desapariciones como ahora la de Santiago Maldonado. Esto es el huevo de la serpiente del estado terrorista en plena democracia. Si el pueblo con su movilización, si los distintos representantes de las instituciones sociales, políticas, y religiosas no garantizamos la inmediata aparición con vida de Santiago Maldonado y el esclarecimiento y aparición de López, este huevo de la serpiente va a seguir creciendo e inundando a todas las intuiciones de nuestra sociedad. Por eso que estas marchas se estén realizando en todo país a 11 años, es un hecho positivo, y necesitamos profundizar este camino”

El 9 de junio de 1976 Germán Mogilner, Secretario de Finanzas de ATE Provincia de Buenos Aires, fue testigo con su hermana Eleonora siendo niños, del secuestro de su madre Norma Beatriz Regalía de Mogilner. Un grupo de represores se la llevó en la madrugada, y hasta el día de hoy no han podido encontrarla. 41 años después, Germán sigue comprometido con los derechos humanos y volvió a marchar por la aparición de López, Maldonado, y contra la impunidad. “Año tras año seguimos reclamando la aparición con vida de Julio López. Los organismos de Derechos Humanos ya planteábamos que era imposible que hubiera un desaparecido en democracia, y lo que creíamos imposible vuelve a pasar, con la gravedad de hay instituciones del estado que están siendo responsabilizadas por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, y un estado que prefiere cuidar a la gendarmería, porque es la fuerza que necesita para reprimir la creciente conflictividad social producida por el feroz ajuste sobre los sectores populares. La ministra Bullrich lo ha dicho con toda claridad. El pueblo se está poniendo de pie frente a un ajuste del capital que no solo sucede en nuestro país, sino en toda Latinoamérica. No puede existir una democracia plena con desaparecidos forzados por razones políticas”

Finalmente, Leticia Tori de Unión por los Derechos Humanos remarcó que“lo de Santiago nos retrotrae a lo que pasó con López, estamos igual que hace un montón de años en ese sentido. No hay ningún parámetro, esta gente no tiene ningún límite. Sólo nos queda reclamar, protestar y no abandonar la calle que es el único lugar donde se puede pelear”.

Comparti